Archivos Mensuales: mayo 2010

Déficit.

Por fin llegaron las medidas impopulares a España, impuestas por la Comisión Europea; una Comisión Europea que cada día deja más atrás aquella vieja idea de la Europa Social, por la más moderna y dinámica Europa del Capital.

Las medidas, dicho sea de paso, aunque provenga de esta vanguardia intelectual europea, que sin duda conforman los políticos neoliberales que nos gobiernan, no son tampoco un derroche de ingenio: recortar el déficit estatal. O lo que es lo mismo: recortar el gasto social.
No importa que España esté muy por detrás de la media europea en este tipo de gasto, y que por tanto, tengamos un importante déficit de prestaciones y servicios comparados con nuestros socios europeos. No importa cómo pueda influir un recorte de la inversión estatal en el crecimiento económico de un país con un 20% de paro; ítem más con un empresariado colapsado debido a su escasa capacidad, y nulas actitudes –sólo hay que ver como se maneja el presidente de la CEOE-.

No, lo único que importa es la Confianza de los mercados, la opinión de los especuladores; es la voluntad de los especuladores la que gobierna el Mundo Libre.

España poco puede hacer al respecto porque jugamos con una baraja marcada, a un juego en el que ellos ponen las reglas –y las cambian a su antojo-; además, tanto pública como privadamente, hemos abusado de los recursos que este sistema ofrecía –luego se vio que elofrecimiento no tenía nada de gratuito-.

Las medidas son el primer paso de un plan, que globalmente puede tener repercusiones nefastas para nuestro nivel de bienestar. 
Lo que los economistas y políticos llaman dinamizar la economía, oreformas estructurales, en un claro esfuerzo eufemístico, el Washington Post lo expresa con claridad: 
“Europa, como precio por su salvamento, debe reescribir su contrato social, que desde la posguerra ha sido generoso con trabajadores y jubilados.”.

El problema, claro está, es la generosidad con los trabajadores y los jubilados. Este es el futuro que estamos construyendo.

Anuncios