Capitalismo.

Qué mejor día que la víspera de una huelga para retomar el blog, retomando además mi febril carrera poética. Sin más, Capitalismo:

Proverbial sentina polisilábica,
muladar esencial e inaprensible;
mano negrísima, mano invisible,
fabulación de inverecundia atávica.

Miedo reverencial inmarcesible,
beatería obtusa, chabacana,
santoral caído en corrupción anciana,
blasfemia hosca y absolución consumible.

Fatigosa chinosería lejana,
macilento neón, destello brumoso;
horrísono chillido de fulana.

Un guiño entre volutas, tenebroso,
frugal coquetería pelafustana,
sexo insatisfactorio y proceloso.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s