Archivos Mensuales: julio 2011

Hay que decir basta.

(…) With us, we don’t even need the prohibition, most of the time. If somebody proposes a radical change, we simply accept this spontaneous everyday ideology but we all know what our economic realities are like. You propose to raise for 1% healthcare spending. No, it would mean lose of competition and so on and so on. (…)

Esto lo dijo Slavoj Žižek en su charla con Julian Assange, moderada por Amy Goodman, de Democracy Now! 
La carencia efectiva de democracia, como la denuncia de los vicios del sistema socioeconómico actual, son algo común en el discurso del filósofo esloveno. Žižek cree que la idea más apropiada para rescatarnos de la crisis actual sigue siendo el comunismo , argumento compartido por otros .

Pero la heterodoxia no se limita a las posiciones políticas más decididamente izquierdistas. Toda una serie de notables economistas capitalistas, en cuya vanguardia destacarían Joe Stiglitz y Paul Krugman, llevan años denunciando que el debate económico ha sido suplantado por un runrún monocorde y acientífico, que sólo responde a la pulsión gregaria de proteger los intereses de los más poderosos .

¿Cómo es posible que en la autodenominada era de la información, con tantos y tan valiosos testimonios a nuestra disposición sobre los que construir una oposición cohesionada para frenar el enésimo –y quizá definitivo- asalto de la plutocracia al nivel de bienestar, aparezcamos derrotados de antemano, resignados a elegir entre lo malo y lo peor como único fundamento de nuestra exangüe democracia?
¿Aceptaremos mansamente la precarización de nuestra propia vida? ¿Asimilaremos como normales gravísimas deficiencias sistémicas como el altísimo desempleo? ¿Miraremos para otro lado mientras millones de personas son abandonadas a su suerte?

¿Qué clase de falta de escrúpulos pavloviana, de learned helplessness, es ésta que nos inmuniza ante el sufrimiento ajeno? 
Hay que hacer algo. Hay que decir basta.

Anuncios