Archivo de la etiqueta: ACAB

Condeno la violencia.

En una manifestación heterogénea de cientos de miles de personas, todas y cada una son corresponsables de lo que digan/hagan/etc. todos y cada uno de los manifestantes.

En un cuerpo de seguridad estatal, homogéneo y fuertemente jerarquizado, nadie es responsable de sus actos, no digamos ya corresponsable de los de sus compañeros.

Ésta es la lógica tras la que se enroca el establishment desde el 22M para criminalizar la disidencia, preparando el terreno para endurecer una represión que ya está cómodamente instalada en el totalitarismo fascista.

Poponen prohibir manifestarse en determinadas zonas de las ciudades -un paso hacia su sueño húmedo de legislar el derecho a huelga; legislar, por supuesto, es un eufemismo-, se sugiere responsabilizar a los organizadores, se hacen torvas admoniciones y los más imbéciles, siempre a la vanguardia en este país, azuzan el uso de armas de fuego.

Recordemos: una fracción minúscula de manifestantes -quizá hablamos de una proporción 1:5000, con estimaciones conservadoras- provoca una reacción desproporcionada dirigida a restringir las libertades de todos nosotros.

Comparemos esto con los lacerantes abusos de los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado: los asesinatos de Íñigo Cabacas, Juan Andrés Benítez, etc; las agresiones y lesiones (Esther Quintana, etc); las violaciones a internas de CIES; la larguísima lista de abusos y torturas a reclusos (Arkaitz Bellón, etc)…
La proporción de violentos en las FF.SS. del Estado debe de estar, como mínimo, un orden de magnitud por debajo de la de los manifestantes, y sus consecuencias son muchísimo más graves. ¿Dónde están las medidas para purgar la violencia policial y acabar con su impunidad?

Nótese también que rara vez comienza un disturbio sin previa provocación, a veces -¿muchas?- espoleada por infiltrados en una suerte de versión bufa de El hombre que fue Jueves…

Comparad esta alegría para repartir de nuestros antidisturbios con la de sus colegas británicos durante los riots de hace un par de años: allí hubo pillaje, incendios, etc, pero la policía evitó los enfrentamientos para no empeorar la situación.
Tottenham ardió durante tres días y ni así se aprobó el uso de pelotas de goma. ¡Pelotas de goma! Ni hablar de munición real como desquiciada e irresponsablemente se reclama aquí.

Los policías británicos distan de ser unos angelitos, supongo que la diferencia estriba en que allí tienen un mínimo de cultura democrática.

Por tanto, ¿quién es el violento? ¿Acaso no es lícito defenderse de una institución corrupta y del orden tiránico que protegen?

Anuncios