Archivo de la etiqueta: Gallinejas

Una gran perdida para Madrid y para España.

Madrid, 29 de julio, 2023.

Hoy se ha confirmado el cierre definitivo de Chicken, bro!, la emblemática franquicia norteamericana especializada en caldo de pollo –nótese el audaz juego de palabras en la lengua de Shakespeare–.
Sita en la madrileña calle Matrimonio Aznar (antigua Golpista franquista), las gelificaciones, espumas, helados, y el largo etcétera de elaboraciones del caldo de pollo que despachaban, han acompañado a miles de madrileños durante los siete años y cuatro meses que ha permanecido abierta.

Eran famosas las microtertulias que se formaban espontáneamente en las vísperas de no laborable, muy entrada la noche ya, cuando jóvenes y no tan jóvenes abandonaban el jolgorio vociferante y etílico de los bares, y antes de volver a casa retomaban el decoro con un caldo vivificante.
Famoso también era el hábito de fotografiarse con el caldo y compartir las imágenes en las redes sociales, donde no pocas veces se precipitaban encendidos debates que incluso llegaban a ser trending topic.

Es innegable la estrechísima relación del mundo del arte y la cultura con el Chicken. ¿Cuántos aspirantes a DJ y community manager, venidos de la dehesa, podían comer caliente gracias a sus precios populares?

Su cierre es una pérdida para toda España, e incide en una nefasta corriente que afecta a nuestros más egregios núcleos poblacionales: la destrucción de su identidad sociocultural.
Parece increíble que el Ayuntamiento y el Ministerio de Cultura asistan impávidos a la enajenación de algo tan madrileño como el Chicken.

Madrid malbarata su historia y, ¿para qué? ¿El enésimo badulaque con chinoserías de grafeno?

Anuncios

Dos tripulantes en la cabina.

Buenos días, señores pasajeros, les habla el Comandante Jesús María Gallinejas, gracias por haber elegido volar con Motilla del Palancar Airways.
Acabamos de alcanzar nuestra altura de crucero de 30.000 pies, pie arriba, pie abajo. El tiempo estimado de llegada a Valencia del Ventoso es de 35 minutos, donde hace un espléndido día soleado y la temperatura es de 18°C.

Quiero informarles de que por su seguridad, en este vuelo siempre habrá dos tripulantes en la cabina; aunque el copiloto, el Capitán Edelmiro Ajofrín, vio ayer por la noche El Cazador, de Michael Cimino, y entre eso y la resaca de orujo, lleva un rato tonteando con una pistola del nueve largo que seguramente estará descargada. En fin, hay gente que tiene muy mal beber, yo estoy cansado de decírselo, «Edelmiro, que no sabes beber, no empieces con el orujo», pero no me hace ni caso.

Me despido recordándoles que visiten la Feria del Garbanzo, famosa en toda la comarca. Tengan un muy buen día.